Tel: 976 10 73 22 -

La protección ignífuga de las estructuras metálicas

La protección ignífuga de las estructuras metálicas

Todas las estructuras metálicas en Zaragoza requieren de una serie de tratamientos para protegerlas de las altas temperaturas que se producen en un incendio. Queremos aprovechar nuestra experiencia en este campo para hablarte de algunas de las técnicas más utilizadas para proteger y prolongar la vida útil de las estructuras metálicas en circunstancias tan extremas como son los incendios.

Es cierto que el metal no tiene la capacidad de arder, sin embargo, el fuego, puede hacer que los diferentes componentes de esas estructuras metálicas en Zaragoza se debiliten y la presión que ejerce el peso de la techumbre que están sustentando haga que ésta pueda desplomarse y colapsar. Para que esto no ocurra, es fundamental tomar una serie de medidas de protección pasiva, para protegerlas de los terribles efectos de las altas temperaturas de un incendio.

Una de las técnicas que se utilizan para proteger la vida de las estructuras metálicas y que están orientadas a minimizar los efectos de un posible fuego, es recubrir las estructuras con pintura intumescente o ignífuga. Estas pinturas no impiden que el fuego ataque a las estructuras metálicas pero crean una capa protectora que ralentizará la propagación del fuego e impedirá el debilitamiento de los soportes facilitando la actuación de los equipos de extinción.

Otra de las prácticas más habituales y conocidas es el famoso mortero de lana de roca que colocado en las vigas y columnas de una estructura metálica, las mantienen protegidas de las altas temperaturas al funcionar como un aislante térmico. 

Estas son algunas de las medidas que recomendamos en Calderería y Obras al construir naves o edificaciones industriales.